¿Qué hace a una ciudad más sustentable?

La presente entrada continúa el hilo temático que comenzamos en el post anterior, donde definimos qué entendemos por ciudad sustentable y planteamos la posibilidad o no de lograr tal categoría. Ahora, partiendo de la premisa de que cada ciudad es sustentable en sus propios términos, definiremos cuáles son los parámetros que definen, justamente, las diferencias en sustentabilidad de cada urbe.

 En las ciudades conviven muchos sistemas y grupos de interés, de modo que algunas veces mejorar algo en ellas beneficia a unos mientras afecta a otros, por ello no es posible hacer más sustentable todo al mismo tiempo. Así, las ciudades deben establecer un plan adecuado a su propia situación, que aproveche las oportunidades disponibles; es este sentido, los factores que definen las acciones particulares a realizar son los recursos, las prioridades, y las preferencias de cada conjunto humano.

 Aunque estos tres elementos están muy relacionados, es útil explicarlos por separado para entender cómo afectan las decisiones de una ciudad. Para comenzar, los recursos son los elementos disponibles para resolver un problema o llevar a cabo una labor, y pueden ser financieros, de capacidad o de cualquier otra índole. Entre más recursos tenga, la ciudad puede hacer más, ya sea implementando diferentes programas o proyectos a la vez, o haciendo programas y proyectos más grandes. Desde luego, los recursos se tienen que dividir entre diferentes áreas.

 Por prioridades se entienden los servicios que la ciudad debe proveer y los problemas que tiene que resolver. Éstos normalmente incluyen los servicios públicos básicos, como la seguridad o la distribución de agua potable, entre otros. Las prioridades también pueden tener que ver con riesgos existentes en el entorno de una ciudad; por ejemplo, el riesgo de inundaciones si está en una zona propensa a huracanes o junto al cauce de un río. Estas situaciones deben ser atendidas pronto para evitar mayores daños en la infraestructura o en sus pobladores, y, por lo tanto, limitan las opciones del gobierno.

 Las preferencias son la parte más subjetiva de cómo una ciudad se vuelve sustentable y dependen en gran medida del líder de la ciudad, pero también de la cultura de sus habitantes. Algunas ciudades enfatizan el desarrollo económico, por lo que primero tratarán de reducir el desempleo o impulsarán la industria, mientras que, en otras, el cuidado de la salud o del medio ambiente puede ser más importante, por lo que se concentrarán en evitar la contaminación. En algunos casos se harán consultas públicas para determinar qué quiere la ciudad, mientras que en otros la decisión se tomará a puerta cerrada.

Bus stop
Parada de autobus en Ciudad Especial de Seúl, República de Corea [sur].

 Sea como fuere, estos tres factores hacen que diferentes ciudades generen soluciones distintas a problemas similares. Para ilustrar con un ejemplo concreto, pensemos en el reto de movilidad de la ciudad de Dhaka, en Bangladesh, en contraste con Seúl, en Corea del Sur.

 Las dos son ciudades grandes (con aproximadamente 10 y 14 millones de habitantes respectivamente), y lograr que la gente se traslade de forma sostenible es un gran reto. Sin embargo, el PIB per cápita en Dhaka es casi 10 veces menor que el de Seúl (aproximadamente $ 3,100 USD contra $ 34,300 USD), por lo que, de entrada, vemos que los recursos disponibles para Seúl son mucho mayores.

Rickshaws en Dhaka, Bangladesh. Un Rickshaw es un carrito con dos asientos jalado por una bicicleta.

 En cuanto a prioridades, es importante decir que en Dhaka hay muchos asentamientos informales, y servicios públicos como semáforos o calles de buena calidad no siempre están disponibles. En Seúl en cambio, la gente es adversa al riesgo y adepta a la tecnología. De esta forma, en Dhaka se ha dado prioridad a los bici-taxis (rickshaws), al grado de que es la ciudad que más tiene en el mundo (se estima que alrededor de 400,000). En Seúl, en cambio, se utilizan sensores que dan información detallada para el análisis de datos (big data), que, junto al Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés)  ayudan a eficientar el flujo de autobuses y del metro. Ambas ciudades desarrollan soluciones adecuadas a sus condiciones, aun si ninguna de las dos es perfecta: los camiones de alta tecnología en Seúl contaminan más que los rickshaws en Dhaka.

Un punto final a considerar, es que cada ciudad tiene su historia, por lo que los tres factores que mencionamos, recursos, prioridades y preferencias, van cambiando y produciendo diferentes situaciones a través del tiempo. Así es como la trayectoria de desarrollo de cada ciudad sigue un camino diferente, y, aunque con el tiempo se pueden modificar los recursos, prioridades y preferencias, se avanza un paso a la vez, siempre a partir de donde el último paso las llevó. Es por esto que es normal que una ciudad ponga énfasis en algunos sectores por unos años, y después el énfasis cambie a otra área, compensando las omisiones que se han dado en el tiempo y tratando de mantener un desarrollo balanceado entre los aspectos económicos, ambientales y sociales de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *