Cuento feminista

Agradecemos a Vanessa Pizano del Festival Feminista para Niñas de Puebla por compartirnos el siguiente cuento:

A Marisol se le vió el calzón

por Vanessa Pizano

con aportaciones de Rocío Liliana Hernández Flores y Julián Torres Alonso

[En una escuela durante el recreo]
Narrador — Andaba ella en la escuela
jugando con sus compañeras;
brincaban, se correteaban,
jugaban a las cazuelas.
Pero Marisol, ¡Ah!,
que es retremenda, 
y no existe quién la detenga, 
presta a un árbol va y se trepa.
Maestra — ¡Baja de ahí, Marisol!
Narrador — Le gritó la maestra enojada,
mientras compraba una empanada.
Maestra — ¡¿No ves que se te ve el calzón?!
Narrador — Con semejante gritote,
toda la escuela volteó,
y con sus voces unidas,
en un solo coro se escuchó:
Coro — Jajaja, a Marisol se le vió el calzón,
y la maestra la regañó.
¡Lero lero, Marisol!
La llevarán con el director.
Narrador — A Marisol no le importó
la burla que le cantaron,
y arriba, segura y contenta,
se quedó sujeta al árbol.
Maestra — ¡Mira, niña, que no debes enseñar el calzón!
Narrador — La maestra puso el dedo
que señaló a Marisol,
el grupo cantó la burla,
la regañó el director;
más como ni así entendía
la causa de tanto pavor,
deprisa y sin miramiento,
la llevaron al doctor.
Doctor — ¿Qué le pasa a esta chamaca?
¿Es que acaso se cayó?
De esta consulta de urgencia,
digan cuál es la razón.
Maestra — Dele algo a esta chamaca.
Pa’ que no enseñe el calzón.
Dijeron con cara de enfado,
la maestra y el director.
Marisol — ¿Qué hay de malo en mi calzón?
Narrador — Pensaba, seria, Marisol.
No vio motivo aparente
del regaño de su director, 
ni de la burla, que en coro,
toda la escuela cantó.
Le enojó tanto lo injusto
la puso triste el regaño,
y la maestra, que al señalarla
le había hecho ya tanto daño.
Marisol — ¡Han tenido mucha suerte
porque hoy sí me puse calzón!
Me gusta trepar arboles,
brincar y correr con mis amigas.
Eso alegra mi corazón.
Señor director, maestra,
compañeros y doctor
deberían también intentarlo,
para que cambien de opinión.
¡Que exista más libertad,
risas y diversión!
En lugar de tanto regaño,
burla y discriminación.
Narrador — Marisol tomó el micrófono
y a todas les anunció.
Marisol — Yo, me llamo Marisol,
Y a todos quiero avisarles,
que si no quieren que a las niñas
Libres que trepan los árboles
se nos vea el calzón;
pues miren para otro lado
o déjennos traer pantalón.
Porque me parece muy injusto
que Lalo, Luis, Héctor y Ramiro
sí puedan trepar el árbol.
Todos los niños pueden
y nosotras las niñas no.
Porque ustedes los fisgones,
nos andan viendo el calzón.
Quiero que todas las niñas
tengamos la libertad 
de vestir como queramos.
Que todas podamos
hacer cualquier actividad.
Que si un día me cala el frío
usar pantalón y no falda,
ponérmela cuando quiera,
según se me dé la gana.
Y si la uso y trepo un árbol,
no haya fisgones mirando,
Y no me manden a cubrirme
Con un short o algún trapo largo.
Narrador — Así que usted, si es fisgón,
en lugar de estar viendo calzones,
de las niñas en los árboles,
muestre respeto y educación
y voltéese pa’ el otro lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *